Noticias

SAN PASCUAL BAILÓN: PATRONO DE LOS CONGRESOS EUCARÍSTICOS Y ASOCIACIONES EUCARÍSTICAS

La bimilenaria historia de la Iglesia está tachonada de santos y santas, cuya existencia es signo elocuente de cómo precisamente desde la comunión con el Señor, desde la Eucaristía nace una nueva e intensa asunción de responsabilidades a todos los niveles de la vida comunitaria, nace por tanto un desarrollo social positivo, que tiene en el centro a la persona, especialmente cuando es pobre, enferma o desgraciada”. (Papa Benedicto XVI, misa de clausura del Congreso Eucarístico nacional de Italia, 2011).

Pascual Bailón nació en Torre Hermosa en el reino de Aragón, España, el 24 de mayo de 1540. El día de su nacimiento coincidió con la fiesta de Pentecostés, llamada en España “la Pascua del Espíritu Santo”, y por tal motivo recibió de nombre Pascual.

Sus padres fueron campesinos y él también se dedicó a este oficio desde los 7 hasta los 24 años; edad a la que ingresó al convento de los frailes franciscanos de Albatera.  

Debido a su poca instrucción los franciscanos le asignaron, siempre los oficios más humildes. Aunque este santo apenas sabía leer y escribir, era capaz de expresarse con gran elocuencia sobre la presencia de Jesús en la Eucaristía. Tenía el don de ciencia infusa, es decir, poseía un vasto conocimiento teológico sin estudio alguno, lo que sorprendió a sus maestros que solían realizarle preguntas complejas.

Además, su tiempo libre lo dedicaba a la adoración Eucarística, de rodillas con los brazos en cruz. Por las noches pasaba horas ante el Santísimo Sacramento. Continuaba su adoración tarde en la noche y por la madrugada estaba en la capilla antes que los demás. Este amor tan grande que tenía San Pascual Bailón a la Eucaristía nos recuerda las palabras del Papa Benedicto: “Nutrirse de Cristo es el camino para no permanecer ajenos o indiferentes a la suerte de los hermanos, sino entrar en la misma lógica de amor y entrega del sacrificio de la Cruz”.

Pascual murió el 17 de mayo de 1592, en la fiesta de Pentecostés. En aquel día cuando estaba moribundo, oyó una campana y preguntó: “¿De qué se trata?”. “Es que están en la Elevación de la Santa Misa” “¡Ah qué hermoso momento!” y falleció plácidamente.

El Papa Alejandro VIII, lo declaró santo el 16 de octubre de 1690. Y por todo ese gran amor que Pascual demostró en toda ocasión a la Sagrada Eucaristía y por tantas horas de su vida dedicadas al Santísimo Sacramento del Altar, fue pronunciado Patrono de los Congresos Eucarísticos y Asociaciones Eucarísticas por León XIII el 28 de noviembre de 1897.

Cabe mencionar, que durante la clausura del VI Congreso Eucarístico Nacional realizado en Monterrey, Monseñor Rogelio Cabrera López regaló al Arzobispo de Yucatán Mons. Gustavo Rodríguez Vega una imagen de San Pascual Bailón, como signo de fraternidad pues, como ya sabemos, nuestra Iglesia de Yucatán será sede del próximo Congreso Eucarístico Nacional.  

Hermanos y hermanas, pidamos la intercesión de San Pascual Bailón para que el Señor bendiga el camino de preparación hacia este gran encuentro eclesial y para que cada Iglesia particular de México responda a la llamada de Dios. También, pidamos su intercesión para que el  Congreso Eucarístico Nacional, que se celebrará en el próximo mes de septiembre en la ciudad de Mérida, sea un verdadero lugar de encuentro con el Señor y con la Iglesia, que sea una experiencia espiritual fecunda y así podamos ser verdaderos testigos de su amor, testigos de la verdad; y entonces,  como lo afirmó el Papa Benedicto XVI, nazca en nosotros desde la Eucaristía una nueva e intensa asunción de responsabilidades a todos los niveles de la vida comunitaria y que juntos como una sola Iglesia podamos decir “¡Pueblo de Dios, levántate y come, el camino es largo!”.

 

Por Reina Gpe. Ac Cauich, Academia San Juan Diego, Abril 2019.